Llevábamos meses, quizá años, esperándolo. El rediseño de LinkedIn era algo muy necesario, algo que incluso sus directivos habían solicitado en numerosas ocasiones, y algo que a muchos usuarios les costaba entender que no se produjera.

Pero LinkedIn, al fin, está comenzando hoy a cambiar el diseño a todos los usuarios. La necesaria renovación lleva a la red profesional a parecerse mucho más a otras redes sociales (como Facebook) pero mejora considerablemente la navegación en la página web de LinkedIn.

Como puede verse en los pantallazos que incluimos, el cambio es considerable, ya desde el propio perfil de usuario, que se muestra a dos columnas, centrado, con un diseño más claro y limpio, en el que, por ejemplo, el estracto queda integrado en la cabecera del perfil.

También se da más importancia al área de la actividad del usuario, pues se muestran las últimas acciones realizadas por el mismo justo antes de pasar a detallar cada uno de sus puestos y aptitudes profesionales.

Ahora los usuarios cuentan con una barra de navegación superior que se divide en siete apartados: Inicio, Mi Red, Empleos, Mensajes, Notificaciones, Yo y Más. Cada una de ellas también cambia el diseño y lo hace más claro y limpio.

Además, en la columna lateral, siempre queda una ficha con los datos básicos del perfil del usuario.

Este es el mayor cambio de diseño que acomete LinkedIn, red social lanzada en 2003 y que cuenta, por tanto, con casi 14 años ya de antigüedad. El lavado de cara se produce después de que Microsoft comprase la red profesional el año pasado por 26.000 millones de dólares, aunque LinkedIn continúa operando como compañía independiente.